CINECOAR. CARTOGRAFIAS URBANAS.

CINECOAR

cumple 12 años de vida.

“Cartografías Urbanas”

 

En estos días se llevará a cabo la séptima edición del Ciclo de Cine y Arquitectura CINECOAR, ciclo que organiza el Colegio de Arquitectos conjuntamente con la Filmoteca Rafael Azcona.

Como en anteriores ediciones, buscamos poner bajo nuestra “lupa” diferentes temáticas que tengan que ver con la ciudad y nuestro papel como ciudadanos.

En esta oportunidad, CINECOAR se centra en el espacio público de la ciudad, como el escenario donde los encuentros fortuitos, las sorpresas, las alegrías o las frustraciones pueden ocurrir y donde los acontecimientos inesperados todavía pueden sorprendernos.

“Cartografías urbanas” intentará abordar la construcción cinematográfica del espacio público como aquél paisaje urbano generado a partir de un encuentro… el de la cámara y la ciudad.

Las películas que veremos en esta edición expresan una misma idea. La idea del reconocimiento de la ciudad a partir de la experiencia que los personajes realizan en tiempo presente a través de las calles de cada una de sus ciudades.

El principal argumento de las películas seleccionadas serán los recorridos de los personajes por la ciudad. La representación del movimiento hará que el espacio público logre convertirse en el marco para que todas las situaciones posibles se activen.

Entender el espacio público, pensarlo y diseñarlo puede ser un verdadero desafío para cada uno de nosotros; no olvidemos que constituye el paisaje urbano más importante de la ciudad. Recorrer la ciudad es percibirla, y percibirla es apropiarse de todas las experiencias posibles.

Hacemos especial hincapié en el reconocimiento de nuestros espacios públicos a partir de la experiencia urbana del “aquí y ahora” como una oportunidad de repensar el hecho de vivir en la ciudad.

CINECOAR, en definitiva pretende ofrecer un marco para reflexionar sobre las ciudades; sobre cómo las vivimos día a día, y de qué manera podríamos comenzar una búsqueda de un urbanismo basado en la experiencia del espacio público que nos regale el privilegio de reconocerlo como si fuese por primera vez.

 

El hombre pasa; la ciudad permanece…

 

 

Martín Sáez

Coordinador de CINECOAR

Más info:

Guillermo Arce Cantabrana 941 28 68 82

Coordinador Cultura de la Fundación COAR

 

PELÍCULAS

LA CIUDAD DESNUDA de Jules Dassin.

MIÉRCOLES 1 DE FEBRERO. 20:15h.

Filmoteca Rafael Azcona.

Título original: The Nake City.

Pais: Estados Unidos.

Año: 1948.

Duración: 96 minutos.

Dirección: Jules Dassin.

Guión: Albert Maltz, Malvin Wald.

Intérpretes: Barry FitzgeraldHoward DuffDorothy HartDon TaylorFrank ConroyTed de CorsiaHouse JamesonAnne SargentAdelaide KleinGrover BurgessTom Pedi,Enid Markey.

Fotografía: William H. Daniels (B&W).

Música: Miklós Rózsa, Frank Skinner.

Premios:

1948: 2 Oscars: Mejor fotografía B/N, montaje. 3 nominacionezs.

1948: Premios BAFTA: Nominada a mejor película.

LADRÓN DE BICICLETAS de Victorio de Sica.

 

MIÉRCOLES 8 DE FEBRERO. 20:15h.

Filmoteca Rafael Azcona.

Título original: Ladri di biciclette.

Año: 1948.

Duración: 93 min.

País: Italia.

Director: Vittorio De Sica.

Guión: Cesare Zavattini, Vittorio De Sica, Gherardo Gherardi, Suso Cecchi D'Amico,Oreste Biancoli, Adolfo Franci, Gerardo Guerrieri (Novela: Luigi Bartolini).

Música: Alessandro Cicognini.

Fotografía: Carlo Montuori (B&W).

RepartoLamberto MaggioraniEnzo StaiolaLianella CarellGino SaltamerendaVittorio AntonucciGiulio ChiariFausto GuerzoniElena Altieri.

Productora: Produzioni De Sica (PDS).

Género: Drama.

Premios:

1949: Oscar: Premio especial a Mejor película extranjera. Nominada a Mejor guión

1949: Globo de Oro: Mejor película extranjera

1949: Premios BAFTA: Mejor película

1949: 6 premios Sindicato Nacional de Periodistas Italianos: Incl. Película, director

1949: National Board of Review: Mejor película, director

1949: Círculo de Críticos de Nueva York: Mejor película extranjera

VICTORIA de Sebastian Schipper.

 

MIÉRCOLES 15 DE FEBRERO. 20:15h.

Filmoteca Rafael Azcona.

Título original: Victoria

PaÍs: Alemania.

Año:2015.

Duración: 140 minutos.

Dirección: Sebastian Schipper.

Guión: Olivia Neergaard-Holm, Sebastian Schipper.

Intérpretes: Laia CostaFrederick LauFranz RogowskiMax MauffBurak YigitNadja Laura Mijthab.

Fotografía: Sturla Brandth Grøvlen.

Premios:

2015: Festival de Berlín: Contribución artística sobresaliente (ex-aequo).

2015: Premios del Cine Europeo: Nom. a Mejor película, director y actriz (Costa).

2015: Festival de Sitges: Sección oficial largometrajes.

2014: 6 Premios Lola Cine Alemán, inc. mejor película, director, actor y actriz.

2015: Premios Gaudí: Mejor actriz (Laia Costa).

 
 
Textos de Martín Sáez
LA CIUDAD DESNUDA de Jules Dassin.

 

NUEVA YORK

La geografía urbana que nos descubre este film será una visión cercana de la ciudad de New York que se construirá de forma minuciosa y ordenada a partir del seguimiento detallado y pormenorizado del trabajo de investigación que la policía de esta ciudad realizará a lo largo de este film.

Uno de las mayores aportaciones de la película es la cantidad de localizaciones filmadas en escenarios naturales de la ciudad. Dassin toma prestadas de la realidad imágenes de los edificios, las calles y sus habitantes que son retratados de forma documental transformándolos en un personaje fundamental de la representación.

Todos los elementos de la ciudad forman parte de un gran puzzle urbano que Dassin, ayudado por su cámara nos irá descubriendo para que podamos reconstruir esta fragmentación como una experiencia de movimiento realizada a lo largo de la ciudad. Para esto, la calle tendrá un papel fundamental como el espacio desde donde provocar toda la experiencia de movimiento.

New York aparece como un organismo comprendido por una serie de fragmentos que solo podremos reconstruir a través de la sumatorias de las distintas partes de la experiencia. Es de esta manera como New York logra transformarse en la ciudad desnuda.

 

Poco a poco, el espectáculo urbano se irá configurando a través de la superposición de la realidad diaria con una ficción insertada, mezclando los procesos de investigación policial con la cotidianeidad de la vida ciudadana. Realidad y ficción logran entonces, entremezclarse para construir entre ambas una ciudad hecha de retales que no deja de generar recuerdos urbanos en el espectador

 

Toda la ciudad funciona como un medio para la experiencia en directo. Será la calle el espacio que hará trabajar las piernas. Mientras los detectives trabajan, caminan. Mientras caminan, buscan. Todos sus movimientos son registrados de manera pormenorizada por la cámara de cine, que observa sus recorridos allí donde vayan como si de los ojos de un habitante más se tratase.

 

Los recorridos y movimientos desarrollados a través de la ciudad se vuelven una acción laberíntica de la cual conocemos el inicio pero jamás el final y  mucho menos su desarrollo.

La búsqueda puerta a puerta, de persona a persona de un asesino, nos permite ir descubriendo y ensamblando todas las piezas del gran puzzle a través de todas aquellas imágenes urbanas tanto interiores como exteriores con el objetivo de poder trazar una cartografía aproximada y real de movimiento a través de la ciudad de new york de aquella época.

La ciudad desnuda, se aleja de la tópica imagen turística para mostrar una ciudad de fragmentos  que poco a poco y mediante una rigurosa cartografía cinematográfica podremos reconstruir otorgándole un nuevo significado.

 

Hay unos ocho millones de historias en la ciudad desnuda; esta ha sido una de ellas…

LADRÓN DE BICICLETAS de Victorio de Sica.

 

ROMA

“Un obrero pasa todo el día buscando en vano, por Roma, la bicicleta que le ha sido robada.”

A. Bazin.

Las calles de la ciudad de Roma serán el escenario donde se desarrollen los recorridos que los personajes de este film irán realizando en busca de una bicicleta.

Prácticamente sin rumbo determinado y no sabiendo bien qué hacer ni dónde ir, Ricci acompañado por su hijo Bruno caminará por las calles de una Roma desconocida configurada por un paisaje urbano  de posguerra, donde la ausencia de postales reconocibles la transformarán en una ciudad más “ordinaria”, donde las calles de sus barrios periféricos asumirán un papel protagonista.

 

El espacio público aparece en pantalla como un paisaje desolado inmerso en una ciudad en demolición, en el que podemos reconocer la presencia de una serie de edificios impostados sobre este paisaje desértico como si de un cuadro de Chirico se tratase.

 

Roma se nos va descubriendo a través del caminar de los personajes, como una ciudad de sectores no consolidados que presentan grandes vacíos urbanos surgidos como resultado del retiro de escombros de la guerra. Unos vacíos, que mientras esperan ser afectados por nuevas construcciones, presentan una doble cualidad; por un lado representan el fracaso de la guerra y de la destrucción, pero por el otro, simbolizan las segundas oportunidades; representan la posibilidad de poder reelaborar el urbanismo de la ciudad por segunda vez.

La Roma con sol que vemos al inicio, se cubre de lluvia transformando esta atmósfera alegre en un paisaje hostil. La lluvia surge de repente, como la expresión del tiempo muerto, de la espera, del no hacer nada… Un tiempo donde los habitantes hacen fila debajo de las cornisas de unos  edificios descascarados hasta que pase el temporal y desde donde la ciudad puede ser percibida de otra manera.

 

El presente de los personajes se desarrolla en un entorno social y urbano difícil. A Ricci le han robado su bicicleta y a nadie le importa; nadie le ayuda. Ni la policía, ni sus amigos, ni la iglesia, ni siquiera una adivina a la que acude su mujer le prestan demasiada atención, abandonándolo a su suerte en una ciudad desértica y laberíntica de la que pareciera no tener escapatoria.

Ricci y su hijo recorren una y otra vez las calles de Roma, moviéndose a través de un paisaje urbano desolador, donde las personas aparecen y desaparecen según los momentos del día y donde los rayos del sol que se dibujan en el suelo de la ciudad parecieran funcionar como una pista divina del rumbo que deben tomar a través de ella. Ellos recorrerán todos los lugares posibles, pero en ningún sitio lograrán encontrar lo que buscan. Ellos siempre llegan para volver a partir como un continuo retorno a la soledad.

Lo que se narra en Ladrón de bicicletas asume un dramatismo naturalista que se identifica con la realidad que construye la experiencia del aquí y ahora, como un mecanismo para la observación pura de una serie de acontecimientos que nada tienen que ver con aquellas grandes acciones del cine americano sino todo lo contrario. La película se vacía de grandes acciones pero se llena de preguntas y pensamientos que ponen de manifiesto la situación vivida durante aquellos años de posguerra.

El vagabundeo de Ricci y su hijo, será la base de un recorrido analítico urbano a través de las calles de una Roma desconocida que nos permitirá ir descubriendo poco a poco y mediante la estética del seguimiento que De Sica activa mediante su cámara, una atmósfera urbana que puede entenderse como la expresión del estado de ánimo de los protagonistas.

VICTORIA de Sebastian Schipper.

BERLÍN

El centelleo de la pantalla no nos deja entender dónde estamos… pero poco a poco la imagen va tomando forma y vemos a Victoria. Victoria está sola en Berlín, ella busca sin encontrar.

Pronto su vida comenzará a tomar otro rumbo introduciéndola en una aventura que sin límites ni frenos, jamás olvidará.

A ella le da igual a quien conoce. Su soledad parece no darle tregua en sus elecciones; solo le bastan las personas con las que poder hablar desde la sinceridad y evitando el prejuicio.

Victoria no podrá resistirse a los que le ofrecen conocer el verdadero Berlín.

La cartografía urbana que plantea este film se irá dibujando mediante el trazo veloz y sin sentido que la cámara realiza a través del seguimiento de este personaje.

La cámara flota por las calles del barrio berlinés de Kreuzberg construyendo a partir de su experiencia una visión particular de esta ciudad. Una ciudad nocturna donde casi no hay personas y donde un grupo de almas la recorren una y otra vez atravesando sus calles sin un rumbo conocido.

El paisaje urbano del que somos testigos tiene la particularidad de ir construyéndose poco a poco mediante la experiencia que ella realiza a través del espacio y del tiempo. La seguimos donde vaya; durante todo el desarrollo del film, alternando exteriores con interiores; ya no importa si se trata de lo público o lo privado; si es una calle o azotea, o si se trata de una cafetería o del interior de un coche; en esta experiencia todos los espacios se suceden sin solución de continuidad mezclándose, solapándose y fundamentalmente configurando una única entidad.

Lo único que logra “fisurar” la continuidad del espacio de este film es la melodía que ella toca en su piano, acción con la que logra establecer una profunda conexión con los demás personajes a la vez que nos nosotros mismos. Cuando la música deja de sonar ya nada será como antes; ese silencio lo cambiará todo…

Perseguiremos a Victoria a través de su aventura urbana dibujando filigranas en el espacio construyendo esta particular experiencia. La cámara es un ojo que se acerca y se aleja de ella para jamás abandonarla ni  perderla de vista.

La ciudad se va descubriendo a un tiempo como un efecto fugaz que no nos dejará detenernos a pensar  y donde todo parece estar determinado por una percepción contínua del espacio y del tiempo permitiéndonos vivir esta experiencia por las calles de Berlin prácticamente cuerpo a cuerpo con los personajes.

Una chica veloz en una ciudad veloz seguida por una cámara dinámica que se mueve inmersa en un presente continuo donde el “aquí y el ahora” prevalecen por sobre todo los demás.

Victoria llega, vive y se va. Victoria no busca ni un sospechoso, ni una bicicleta, ella solo busca la comprensión y calidez de alguien que la escuche, la acompañe y la comprenda en una ciudad ubicada tan lejos de su casa…

GALERÍA

 

FOLLETO

Fundación Cultural Arquitectos de La Rioja

C/ Barriocepo 40, 2ª Planta. 26001 Logroño / Tel. 941 28 68 82 - 941 28 68 84 / fundacion@coar.es / cultura@coar.es