Artículo / Fachadas traseras

Autor / Sergio Rojo

La ciudad abre y cierra sus paréntesis en los patios de manzana. Cubiertas de pabellones dentadas, iglesias, árboles seculares o el patio del colegio. Lugares sin localizar, que ni son punto de partida o llegada. Impermeables a los mapas de ruido, en estos espacios intermedios conviven sin sobresaltos la diagonal expatriada de la retícula, la ropa tendida y la ventana indiscreta.

El arquitecto ha ejercitado su rigor compositivo en la fachada principal, en la exterior, y cuando llega a la trasera se levanta del tablero. Al volver, esta se ha dibujado a sí misma; la simetría se distrae y unas ventanas cuchichean con las de en frente. Un edificio no hace nada solo por sí solo.

En este recogimiento, miro a un tiempo próximo donde  el Urbanismo existía, donde el hipodámico Cerdá o el Chiado lisboeta miraban a esta manzana:

“-¿Qué se hizo mal? [plan Cerdá]

-Destruir la médula del Plan; […] por intereses no urbanísticos se cerraron las manzanas convirtiéndolo en una cuadrícula sin escala humana. Esto es: fue respetado en el trazado de las calles, pero adulterado en el aspecto social y humano.

-¿Y usted que haría?

-Si estuviera en mis manos, conquistar para la ciudad los centros de las manzanas, tratando de abrir estas a medida que la evolución de la ciudad lo fuese permitiendo […] trato de mejorar el ámbito de los peatones […]” (*)

Los patios de manzana, no aspiran a no-lugares. Los que están abiertos son preámbulos, los que están cerrados, recónditos. Ahora en este confinamiento, son puntos de partida.

Cuando la ciudad crece hacia dentro, nos pide nuevos pulmones: Preveámoslos, abiertos: también nos librarán de la hermeticidad, del hermetismo.

(*) Antonio Bonet sobre el plan Cerdá, en una entrevista publicada en el diario La Vanguardia el 4 de enero de 1963. Antonio Bonet (Barcelona, 1913-1989) fue un importante arquitecto y urbanista español. Residió en Argentina la mayor parte de su vida y fue autor, entre otros, del edificio que alberga el Tribunal Constitucional en Madrid, la casa de verano La Ricarda en el Prat de Llobregat o el Canódromo Meridiana de Barcelona

En la foto, espaldas de dos edificios de la calle Huesca de Logroño. Arquitecto Rafael Gil Albarellos. Continúa la historia aquí

Fundación Cultural Arquitectos de La Rioja

C/ Barriocepo 40, 2ª Planta. 26001 Logroño / Tel. 941 28 68 82 - 941 28 68 84 / fundacion@coar.es / cultura@coar.es